Bienvenidos ✌


¡Bienvenidos, usuarios! Aquí nos encanta leer y compartir fanfics de todo tipo, sobre anime, videojuegos, de creación propia, poesía, películas, series y más. Para los que gustan desafiarse o entrar en concursos, aquí los hay, cada mes tenemos un concurso para que demuestres tu talento en escritura. ¿Te gusta el yuri, yaoi o lemmon? En nuestro foro hay espacio para estos hermosos géneros. Si te gustan los videojuegos, tenemos un lugar para hablar sobre ellos, así como de música, anime, películas, libros y off-topic. ¿Dudas al momento de escribir? Visita nuestro "Taller de escritura". ¿Quieres crear tu publicidad, fanclub o concurso? Claro que puedes, recorre cada subforo con libertad. ¡No te quedes con las ganas! Entra y diviértete.

Recomendamos Mozilla Firefox para visualizar mejor el foro

Créditos ♛

El diseño del foro y códigos de su autoría, se le agradecen a nuestra administradora y fundadora KenshinCroft; en colaboración con Alba Meira, administrador. Las imágenes se obtuvieron de: ZeroChan, MiniTokyo, Devianart, CoreDesign, TombRaiderChronicles y otros sitios de Internet. Los personajes y conceptos son propiedad de sus respectivos dueños. Los Fanfics originales y temas creados por los usuarios de este foro quedan bajo su autoría. Fanfics basados en material ajeno a los usuarios, queda a propiedad de sus respectivos dueños. Tablillas html creadas por el staff u otros usuarios, son de su propiedad. Agradecemos por la ocupación de códigos y tutoriales a: Foroactivo, así como a WebTursos, Estudio Surestao, TodoProgramación, Oloblogger, Gem@ Blog, Jesus AF Web, AjaxShake, Savage Themes.tumblr, The Writer's corner, Flerex Ferwin, Click sobre click, Studios Manchego, CSS Tricks y JavaFace-ElblogdelProgramador. No robes, sé original.
Si te gustó un código, consulta las páginas mencionadas y da crédito. O bien, escríbeme un correo: GMAIL, si tienes dudas de cómo usarlos.Cualquier intento de plagio será reportado
a Foroactivo.
Por supuesto, agradecemos a todos nuestros usuarios por su apoyo al foro. Sin ellos, esto no sería posible.

Licencia de Creative Commons
La Pluma y la Ficción by KenshinCroft y Alba Meira is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://foroplumayficcion.foroactivo.mx/.
SÉ ORIGINAL Y NO COPIES.


Mejores posteadores
KenshinCroft (3844)
 
Noizz Clear (1317)
 
KyoUchiha (503)
 
Kisa Shouta (459)
 
Grell Sutcliff (378)
 
Takano Masamune (355)
 
Honjo Kamatari (342)
 
Ritsu Onodera (301)
 
Chiaki Yoshino (288)
 
Hiroki Kamijou (229)
 


Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas

Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One Shot Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas

Mensaje por KenshinCroft el Sáb Feb 20, 2016 10:52 pm


"¿Cómo es tu amor?"-GANADOR








Título: Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas
   Terminado: Sí.
   Autor: KenshinCroft
   Fandom:  La Bella durmiente + La Espada en la Piedra + Peter Pan
   Género: Romance, gore
   Crossover: [La Bella durmiente + La Espada en la Piedra + Peter Pan]
   Advertencias: Muerte de personajes
   Clasificación: Para mayores de 15 años
   Nota de autor: Para la actividad: "¿Cómo es tu corazón?"


Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas

Un cuerpo tan pequeño como el de Campanita no le permitía provocar una mirada distinta en Peter Pan; ella tenía el tamaño de una mariposa sin alas, y una figura tan bien estilizada, curvilínea, mejor dicho, y un rostro hermoso. Tenía todo para estar junto a él, no como su hada, ella quería ser más que su amiga; estaba muy enamorada de él. ¿Pero cómo crecer? ¿Cómo tener la estatura de un humano promedio? Se había enamorado de Peter desde aquél día, cuando ella cepillaba su melena dorada y brillante, junto a un lago. Él se acercó a ella y le dijo que era muy linda, luego con la punta de su dedo índice, le frotó su cabecita. No había podido olvidar ese momento; incluso entenderlo cómo un gesto de amistad, sin embargo, los ojos de Peter no parecían haber hablado así.  Su corazón latía con tanta fuerza, que le opacaba cualquier sonido. La sangre le hervía en todo su cuerpecillo, y se movía con la demencia de un río salvaje. No, no podía aceptar ser un hada; “¿acaso no soy bonita?”, pensaba la criatura. No, no podía engañarse, era bastante bonita, seductora; confiaba tanto en su aspecto, no podía fallar, si fuera de un tamaño más notorio, seguro Peter Pan caería embelesado por una belleza tan especial y fina como la ella. “Sí, ¡pero cómo puedo llamar su atención! ¿Por qué soy tan pequeña?”, gruñía la mujercita; realmente comenzaba a enfadarse. Empero, se detuvo a pensar; cerca de donde se encontraba, decían que una bruja, quien era famosa por los tantos rumores que se contaban de ella, era capaz de cumplir cualquier deseo; además de ser muy temida, era respetada. Campanita no sabía si visitarla, las hadas como ella, debían siempre buscar el bien; pero, en una situación así, no podía permitirse yacer sin ningún resultado. Quería a Peter Pan, estaba obsesionada con él, y el frenesí del amor se encontraba bombeando desde su corazón, litros y litros de locura por él. ¡Cómo podía quedarse ahí, cruzada de brazos! Luego de pensárselo, decidió volar hasta la casa de la bruja. Volaba sin querer, como si sus alas tomaran de pronto la iniciativa y la obligaran a hacerlo.

Cada tramo que ella cruzaba, adquiría un tono más oscuro, denso y frío. Las criaturas también tenían otro aspecto, menos agradable. Quiso retroceder en varias ocasiones, mas su deseo por verse frente a frente con él, su nueva obsesión, le atravesó como un poderoso relámpago.  Se había introducido a lo más profundo del bosque, porque ni la luz del sol podía penetrar las frondosas capas de ramas y árboles; por cierto, árboles tan enormes, que parecían hacerlo a propósito.

No tenía idea de cuánto tiempo había pasado en esa zona del bosque, no obstante, había dado con la casa de la bruja. De ahí, emanaba un aroma que desconocía, olía a caramelo y a la vez a azufre. “¿Qué estará cocinando esa loca?”, se preguntó en voz baja la hermosa Campanita. Se acercó con cautela a una de las ventanas, de la que irradiaba una pobre iluminación. Se sobresaltó al descubrir el aspecto de la bruja: era una anciana, de estatura baja, robusta, de cabellos desordenados, parecían más bien un alambrado de púas; y con una voz tan aguda que le hacía sacudir sus huesos. Aquélla figura manifestaba una demencia histriónica, sin embargo, mantenía cierto toque macabra. La mujercita finalmente se armó de valor y aterrizó sobre la superficie de una vetusta mesa de madera. La bruja advirtió su presencia de inmediato; se volvió con una mirada poco agradable. Campanita se topó con esos horribles ojos amarillos de la demente anciana.

--Buenas noches…--hizo una reverencia la mujercita, con cautela, pues temía que la bruja no la recibiera cómo tal.

--¿Un hada? ¿Qué hace una hermosa hada aquí?—se le acercó la regordeta anciana, con un repugnante brillo en sus ojos, y una sonrisa tétrica.

--Yo… bueno, he escuchado que dicen que usted…

--¡Sí, pequeña, dicen muchas cosas sobre mí!—interrumpió la bruja, al tiempo que eufóricamente aplaudía y daba pequeños saltos.

--¡Sí, señora! Pero yo he venido a pedir su ayuda. —le respondió de golpe la reluciente Campanita.

--¿Mi ayuda?—acentuó con ironía la bruja, mientas se llevó su mano decrépita a su pecho. —Pero si tú eres una hermosa criatura del bosque radiante, ¿qué te hizo volar hasta mi choza, linda?—Se inclinó más la regordeta mujer.

--Es que… yo, yo estoy enamorada…

--¿De mí?—preguntó asombrada la anciana demente.

--No, ¡no, señora! De un joven, un joven muy apuesto. —Le contestó la mujercita. —Necesito, por favor que me ayude, ya no quiero ser así de pequeña, quiero tener la estatura de una joven humana. —se limpió una lágrima que ya dejaba rastro en su mejilla.

--¡Ahh, quieres ser humana!—respondió la anciana, juntando sus manos.

--No, sólo quiero dejar de ser tan pequeña, pero conservando mis poderes de hada. —reiteró la pequeña.

--Lo lamento querida, pero no puedes conservar tu naturaleza de hada; una vez que te convierta en humana, no hay vuelta atrás. —subrayó la bruja, con una mueca matizada en tristeza.

Eso alteró a la mujercita, quién no pudo contenerse y rompió en llanto; deseaba en verdad estar al lado de Peter Pan, y con esa cuerpecillo de hada, era imposible; continuaría siendo un hada. La bruja se conmovió un poco.

--Escucha, tengo una solución. —Hizo una pausa. —Pero se deben sacrificar a otros para lograr tu deseo. —Aseveró con su dedo índice, y con sus comisuras caídas.

--¿Sacrificar? Es decir, ¿qué van a morir?—cuestionó atemorizada la mujercita, secando sus lágrimas.

--Sí, así funcionan estas cosas. —Esbozó una escalofriante sonrisa la regordeta anciana.--¡Ah, querida, no te preocupes, Madame Mim, te ayudará!

--¿Y cómo? Es que nunca he…

--Pon atención, necesito que me traigas por lo menos tres hadas como tú; tienen un sabor dulce, y las necesito para mi licuado de tripas, y para mi hermosa piel…--le mostró su descuidada dentadura a la pequeña. —Tráemelas vivas.

--¿Y cómo? Se darán cuenta de a dónde las llevo. ¡No querrán venir!—insistió con la voz cortada, la bella mujercita.

--¡Eres muy astuta, estoy segura que lo conseguirás!—Se acercó más a ella, casi la succionaba. —Sólo así, conservarás tus poderes de hada y, también tu apariencia humana.

No tenía opción, Peter la volvía loca; así que salió de ese lugar, limpiando todavía sus diminutas lágrimas. La desdichada mujercita, voló un buen trecho, hasta que dio con una casita, parecida a la de Madame Mim. No obstante, lo que llamó su atención fueron unas emanaciones de colores; no se trataba de cualquier tipo de emanaciones, eran poderes de hadas. Sintió un choque eléctrico en su pequeño corazón, no pudo disimular su alegría, sin embargo, también sentía algo de temor; ¡cómo ella, siendo tan hermosa y delicada, engatusar a otros para lograr su deseo! Se mantuvo inmóvil por un momento, quería retroceder, pero en su mente, una brillante imagen de Peter sonriéndole, le hizo tomar una decisión. “Debo hacerlo; lo quiero conmigo y así debe ser.”, habló para sus adentros la mujercita. Sin más, voló hacia la casita. Descendió sobre una ventana, estaba abierta. Dentro, encontró a tres mujeres, con varias primaveras encima, mas conservando todavía energía; que jugaban a lanzarse destellos de colores con unas varitas. Cada mujer, se refugiaba en un lugar estratégico para no ser embestida con ese destello de la varita. Campanita las estudiaba atónita.

No sabía qué decir sobre la escena, pero, pensó que estaban perdiendo el tiempo; pues las tres mujeres eran hadas de renombre: Flora, Fauna y Primavera. ¿Tenían derecho a malgastar sus poderes de ese modo? La pequeña sintió algo de coraje, ya que esas tres mujeres, eran capaces de modificar sus estaturas a su antojo, y ella, sólo tenía polvo mágico para volar. Apretó sus puños, estaba furiosa. No perdió ni un momento más; se abalanzó sobre las tres hadas, molestándolas como si fuera un mosquito. Las mujeres, en efecto, creyeron que se trataba de uno, así que intentaron darle caza. Campanita era bastante hábil en esquivar manotazos y otro ardid que quisiera acabar con ella. Las mujeres parecían leones hambrientos, intentando dar el primer zarpazo a su víctima. La mujercita las burlaba, y también disfrutaba verlas encolerizadas. Empero, una de ellas, Primavera, decidió cambiar de estrategia; disminuyó de tamaño, a la par de Campanita y comenzó a seguirla; las otras dos procedieron de la misma manera. Pero, la mujercita volaba tan rápido que continuó confundiendo a las tres hadas, aún creían que se trataba de un mosquito. De algún modo, las llevó a la casa de Madame Mim. Las cuatro pequeñas mujeres rondaban dentro de la casa de la anciana demente.

--¡Ohoho, veo qué cumpliste!—Dijo con regocijo la regordeta Madame Mim. —Lanzó un poderoso hechizo que inmovilizó de golpe a las cuatro mujercitas. —Tú, querida, quédate aquí, ahora verás cómo Madame Mim te hará feliz. —Agregó con una tremenda risotada.

Tarareaba una música que sólo ella conocía. Afiló su cuchillo, el de mayor tamaño, frente a sus invitadas. Primavera estaba realmente muerta de miedo, le suplicó en varias ocasiones que no procediera, pero Madame Mim sólo se divertía más; las otras dos, habían perdido el juicio.

--Y no intenten nada de trucos estúpidos con sus varitas. No les servirán. —Añadió con júbilo la demente anciana.

En un caldero, vació el resto de ingredientes; luego se dirigió al trio de hadas. Tomó a Fauna, la hada de mayor volumen. La colocó sobre su mesa. La desvistió, sin importarle que se deshiciera en alaridos. Tomó su cuchillo y comenzó a desollarla. “La piel de hada es muy suave.”, dijo mientras arrancaba con fuerza la piel de la robusta hada. Arrojó la piel al caldero. Abrió su estómago y le extrajo todo el interior, aprovechando el hígado; lo partió en varios cuartos. El resto, lo introdujo en un recipiente de cristal. Todo este procedimiento lo hizo tratando de no matar al hada; aún estaba viva. Repitió esto con las otras dos, conservando sus tripas en ese recipiente, y manteniéndolas con vida. Campanita ya no tenía ganas de ver su deseo hecho realidad. Estaba ensimismada, casi a punto de perder el juicio. La bruja mezcló las tripas  en otra infusión y la bebía lentamente.

--¡Oh, ya está!—se dirigió a Campanita.

La anciana demente, había preparado un brebaje en su caldero. Despedía un aroma dulce y agradable, ahí arrojo a última hora, al trío de hadas, quienes seguían con vida. Le sirvió el brebaje en una diminuta taza de porcelana. Invitó a la mujercita a que lo bebiera. “Crecerás, crecerás”, añadió con una voz fuerte. En efecto, Campanita adquirió una mayor estatura en un santiamén, parecía una joven común y corriente. Era muy hermosa. No sabía cómo reaccionar, fue testigo del cruel asesinato de las otras hadas. Sus alaridos aún retumbaban en su cabeza.

--Gracias…--le dijo a Madame Mim en un tono apagado.

--¡Oh, tranquila, no te preocupes! Ellas ahora vivirán siempre contigo, no las echarás de menos. –terminó con una horrible risotada la demente anciana.

Campanita salió volando despavorida de ese lugar. No tenía ganas de encontrarse con Peter Pan, empero, se lo topó en el bosque…

--¡Campanita! ¡Campanita!—gritaba el joven.

Finalmente descendió, Peter Pan no podía creer lo hermosa que lucía Campanita. La elogió tantas veces, que parecía olvidar a aquéllas tres. Estaban a punto de fundirse en un beso, cuando una de ellas le dijo: “Seremos felices por siempre”.


Última edición por KenshinCroft el Miér Oct 18, 2017 12:30 pm, editado 1 vez








"Contemplar toda la belleza que posees, transmuta mi voluntad en la enajenación de un chiquillo al descubrir la grandeza del océano." KenshinCroft
avatar
KenshinCroft
Administrador
Administrador
♥ Importancia : 191
⌛ Desde : 30/04/2014
☛ Me encuentro en : En el mundo de la Ficción
→ Me dedico a : Escritor

Volver arriba Ir abajo

One Shot Re: Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas

Mensaje por Noizz Clear el Miér Oct 05, 2016 5:24 pm


¡Premios sorpresa!

Tu one-shot fue seleccionado para el one-shot sorpresa del mes: Octubre-2016









avatar
Noizz Clear
Administrador
Administrador
♥ Importancia : 230
⌛ Desde : 26/01/2016
☛ Me encuentro en : En todo el foro
→ Me dedico a : Administrador del Foro

Volver arriba Ir abajo

One Shot Re: Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas

Mensaje por Noizz Clear el Vie Sep 08, 2017 4:04 pm


¡Premios sorpresa!

Tu one-shot fue seleccionado para el one-shot sorpresa del mes: Septiembre-2017









avatar
Noizz Clear
Administrador
Administrador
♥ Importancia : 230
⌛ Desde : 26/01/2016
☛ Me encuentro en : En todo el foro
→ Me dedico a : Administrador del Foro

Volver arriba Ir abajo

One Shot Re: Para estar contigo, si es posible que estallen las tripas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.