→ Petición



Clic aquí para ir directo a la petición:
DOA debe escuchar a sus fans

→ Staff

KENSHINCROFT

Fundador
Enviar Mp

NOIZZ CLEAR

Administrador
Enviar Mp


→ Últimos temas
Últimos temas
» El playlist de videojuegos
Ayer a las 8:00 pm por Honjo Kamatari

» ¿Cuál será la canción de la semana?
Ayer a las 7:30 pm por Honjo Kamatari

» My sweet grim reaper [AngelinaxGrell | Rol Hetero | Priv +18]
Dom Sep 23, 2018 12:38 pm por Angelina Durless

» ¡Basta! - ¿Qué tal andas de léxico? - Concurso
Dom Sep 23, 2018 9:18 am por Angelina Durless

» La historia más loca - ¿Puedes escribirla?
Dom Sep 23, 2018 7:47 am por Angelina Durless

» Shinigami Fanclub
Sáb Sep 22, 2018 7:54 pm por Angelina Durless

» Paraíso Afródita - Retiro para chicas [Yuri +18]
Sáb Sep 22, 2018 12:01 pm por Haruka Takayama

» QUINTO CENSO - Septiembre
Sáb Sep 22, 2018 11:47 am por Haruka Takayama

» Al final de cuentas, le temen a la homosexualidad
Vie Sep 21, 2018 10:24 am por Kisa Shouta

» Dedica canciones de...
Vie Sep 21, 2018 10:15 am por Kisa Shouta

» Cómo comprar
Vie Sep 21, 2018 9:59 am por Kisa Shouta


→ Más activos
Mejores posteadores
KenshinCroft (3910)
 
Noizz Clear (1570)
 
Kisa Shouta (597)
 
Grell Sutcliff (549)
 
Takano Masamune (523)
 
KyoUchiha (503)
 
Honjo Kamatari (476)
 
Ritsu Onodera (386)
 
Chiaki Yoshino (354)
 
Hiroki Kamijou (319)
 


→ Foros con gold


→ Usuario del mes



???
2018


→ ¡Feliz cumpleaños!


→ ¿Sabías qué...?

¿Sabías qué... Yukina no pudo evitar caer en la tentación y conocer de primera mano a los prefectos, Grell y Kamatari? Sus compañeros de dormitorio, Chiaki y Ritsu, le habían advertido sobre las intenciones de los prefectos, pero Yukina es muy curioso y decidió presentarse en la oficina de los estos.


→ Recomendación semanal

Nine Inch Nails - Dead Souls, por Grell Sutcliff

Recomendamos Mozilla Firefox para visualizar mejor el foro

Créditos ♛

El diseño del foro y códigos de su autoría, se agradecen a nuestra administradora y fundadora KenshinCroft; en colaboración con NoizzClear, administrador. Las imágenes se obtuvieron de: ZeroChan, MiniTokyo, Devianart, CoreDesign, TombRaiderChronicles y otros sitios de Internet. Los personajes y conceptos son propiedad de sus respectivos dueños. Los Fanfics originales y temas creados por los usuarios de este foro quedan bajo su autoría. Fanfics basados en material ajeno a los usuarios, queda a propiedad de sus respectivos dueños. Tablillas html creadas por el staff u otros usuarios, son de su propiedad. Agradecemos por la ocupación de códigos y tutoriales a: Foroactivo, así como a WebTursos, Estudio Surestao, TodoProgramación, Oloblogger, Gem@ Blog, Jesus AF Web, AjaxShake, Savage Themes.tumblr, The Writer's corner, Flerex Ferwin, Click sobre click, Studios Manchego, CSS Tricks y JavaFace-ElblogdelProgramador. No robes, sé original.
Si te gustó un código, consulta las páginas mencionadas y da crédito. O bien, escríbeme un correo: GMAIL, si tienes dudas de cómo usarlos.Cualquier intento de plagio será reportado
a Foroactivo.
Por supuesto, agradecemos a todos nuestros usuarios por su apoyo al foro. Sin ellos, esto no sería posible.

Licencia de Creative Commons
La Pluma y la Ficción by KenshinCroft y Alba Meira is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://foroplumayficcion.foroactivo.mx/.
SÉ ORIGINAL Y NO COPIES.



Enriqueta Faver, la mujer travestida que ejerció la medicina en el siglo XIX

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Enriqueta Faver, la mujer travestida que ejerció la medicina en el siglo XIX

Mensaje por KenshinCroft el Jue Feb 11, 2016 5:02 pm

Saludos gente!! Me encontré con esta nota bastante interesante, que nos hace reflexionar lo gilipollas que es la sociedad:

Enriqueta Faver, la mujer travestida que ejerció la medicina en el siglo XIX

Mientras las mujeres no podían votar, estudiar en la universidad, amar libremente o ejercer profesiones científicas, convertirse en hombre fue el recurso al que apelaron algunas para poder desarrollar su intelecto.

La historia de Enriqueta Faver, la mujer de origen suizo que ejerció la medicina en Francia y Cuba a inicios del siglo XIX bajo la identidad de un varón, parece fabulada por los más hábiles guionistas de Hollywood, pero es totalmente cierta. En ella se resume la discriminación padecida por millones de mujeres de entonces, pero también suma conflictos amorosos que arrastraron a la audaz cirujana a terminar su vida en un convento.



Nació en 1791, con el nombre de Enriqueta Faver, en la ciudad de Lausana, Suiza. Siendo una niña quedó huérfana, a cargo de un tío que, según cuentan varios historiadores, la casó con el militar francés Jean Baptiste Renau cuando tenía solo 15 años, para reformar su comportamiento porque no seguía las típicas costumbres femeninas.

El matrimonio duró tres años pues el esposo murió en la guerra de Napoleón contra Alemania. Entonces Enriqueta quedó sola pues había perdido a su hija de 8 días de nacida.

Contrario a lo esperado para una viuda de la época, tomó una actitud proactiva y optó por asumir los grados militares de su esposo, se hizo llamar Enrique y ocultó la anatomía femenina bajo el pantalón y la camisa. Completamente travestida, ingresó como hombre en la universidad francesa La Sorbona, donde se graduó de médico-cirujano en 1812.

Ejerció durante las Guerras Napoleónicas, especialmente en la campaña de la Gran Armada de Napoleón en Rusia, donde estuvo a las órdenes del famoso cirujano Dominique-Jean Larrey. En 1813, las tropas del Duque de Wellington de España la capturaron. Cuando terminó la guerra fue liberada y emprendió una vida nueva en el Caribe, primero en Guadalupe y finalmente en Cuba, donde transcurrieron sus años más felices y también sus peores pesadillas.

Fue en 1819 cuando arribó a Santiago de Cuba la goleta europea donde viajaba el “doctorcito suizo” que logró rápidamente registrarse como médico en La Habana. Desde allí las autoridades le dieron el título de fiscal del Tribunal del Protomedicato en Baracoa, al extremo oriental de la isla.

El secreto escondido por el elegante Enrique Faver estuvo en silencio por años. Los documentos de entonces lo describen como un hombre joven, de finos modales, color blanco, ojos azules, cabellos y cejas rubias, nariz abultada, sin barba y menos de 5 pies de estatura.

Baracoa era un territorio algo aislado, tierra de piratas, contrabandistas, comerciantes y agricultores burgueses. Entre ellos el doctor Faver fue ganando fama. También porque atendía con igual rigor a las familias adineradas que a las pobres, entre quienes enseñó a leer y escribir a unos cuantos.

En uno de esos periplos por las barriadas marginales conoció a Juana de León, una joven huérfana y enferma, que se convertiría en su esposa. Las versiones más conservadoras hablan de un matrimonio arreglado para mejorar la calidad de vida de la enferma, sin consumar la vida íntima. Pero pesquisas más recientes encontraron cartas donde Enrique y Juana se confiesan amor, y expertos como el historiador cubano Julio César González Pagés piensan que lo más probable es que sí tuvieran una relación de pareja consumada.

Al menos por cuatro años vivieron en paz como matrimonio y Juana siempre conoció el sexo biológico de su esposo. Sin embargo, los rumores de que el doctor suizo era una mujer comenzaron a surgir en el pueblo. Juana terminó cediendo a esa presión social y acusó a Enrique de haberla engañado. En enero de 1823 presentó una querella formal pidiendo la nulidad matrimonial y Faver fue apresado.

Fue el juicio más escandaloso de toda la historia colonial cubana. Al principio, Enrique negó los cargos que se le imputaban, pero lo sometieron a torturantes exámanes físicos imposibles de rechazar. A las acusaciones por engañar a Juana de León se unieron las de “agravio y escándalo ocasionado a la república” por llevar ropas de hombre, lo cual según sus acusadores “condenaba todas las leyes del universo”. Le llamaron monstruo, criatura infeliz y dijeron que tenía “perversas inclinaciones”. Su conducta fue calificada como horrorosa e impía.

En el proceso se escucharon también alegatos adelantados para la época. Uno de ellos fue la defensa de Enrique cuando manifestó que era un “espíritu de hombre atrapado en el cuerpo de una mujer”. Otro salió de su único defensor, el licenciado Manuel Vidaurre, cuando alegó: “Ella no es una criminal. La sociedad es más culpable que ella, desde el momento en que ha negado a las mujeres los derechos civiles y políticos, convirtiéndolas en muebles para los placeres de los hombres”.

La condenaron a prisión en La Habana durante cuatro años, como era de esperar. De allí la desterraron a Nueva Orleans, Estados Unidos, donde estaban sus únicos parientes. Pero ellos no quisieron manchar el buen nombre de la familia y la obligaron a tomar los hábitos con las hermanas Magdalenas, entre quienes siguió sanando enfermos y fue misionera en México.

Cuando en ese proceso Faver supo de la muerte de Juana, escribió una desgarradora carta fechada el 23 de mayo de 1846:

“No puedes haber muerto sin yo verte, mi vida se apagará si no tengo la ilusión de reeditar los días más felices de mi vida que fueron a tu lado. Nunca te culpé por lo que pasó. Fueron todos ellos los que no entendieron que nos amábamos pese a todo”.

Aunque para entonces vestía como Sor Magdalena, la nota sale firmada con el nombre de Enrique.

Murió en 1856, a los 65 años. La tumba de Enriqueta Faver, seguramente sencilla, la destrozaron los vientos e inundaciones del huracán Katrina que arrasó Nueva Orleans en 2005.

Su historia sirve como ejemplo de los sacrificios que debieron hacer muchas mujeres para lograr sobreponerse a los prejuicios sociales, en todas las épocas.



¿Qué tal? Qué tristeza que la gente siga aún con algunas creencias de estas...



Fuente: Yahoo.com










"Contemplar toda la belleza que posees, transmuta mi voluntad en la enajenación de un chiquillo al descubrir la grandeza del océano." KenshinCroft
avatar
KenshinCroft
Administrador
Administrador
♥ Importancia : 218
⌛ Desde : 30/04/2014
☛ Me encuentro en : En el mundo de la Ficción
→ Me dedico a : Escritor

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.